La fertilización< Volver
copyright iantmcfarland flickr
El abonado es un aspecto clave en la sanidad de las especies vegetales. así como en su capacidad para soportar estreses hídricos

La fertilización

En la fertilización intervienen tres principales elementos, el fósforo (P), el Nitrógeno (N), y el potasio (K). Aparte hay elementos como el calcio (Ca), magnesio (Mg) y azufre (S) que intervienen en menor cantidad. Finalmente en menor cantidad, pero jugando un papel fundamental dentro del metabolismo, están los llamados oligo-elementos, como el hierro, el zinc, el cobre, el manganeso, el boro o el molibdeno.

El nitrógeno, el más importante dentro del abonado de céspedes, es el responsable del color, del vigor y de una gran parte de la buena salud de los céspedes. Una carencia de este comportará colores apagados y amarillentos y una disminución en el desarrollo radicular. En cambio el exceso de nitrógeno puede también llegar a ser altamente tóxico para las plantas, provocando colores verdes muy intensos, una reducción del vigor, proliferación de ciertas enfermedades criptogámicas, sensibilidad al frío y al calor, y en un caso extremo la muerte de las plantas.

El fósforo es imprescindible en los primeros estadios de creixemente de las semillas. Una carencia de fósforo se traducirá en un follaje más oscuro, más estrecho y enrollado, así como la aparición de pigmentos rojizos.

El potasio permite una economía de agua en las hojas, al disminuir la transpiración de la planta, aumentará su resistencia al frío, a las enfermedades ya la resistencia al pisoteo. Su carencia producirá densidades de cobertura débiles.

El calcio es indispensable para el crecimiento vegetativo, y su carencia puede originar disminuciones en el sistema radicular y la aparición de manchas necróticas en las hojas.

El magnesio es necesario para la síntesis de clorofila y favorece la migración del fósforo en las semillas. Una carencia de magnesio puede aparecer cuando hay grandes cantidades de potasio, y viceversa.

El azufre refuerza la coloración del césped especialmente en invierno, y aumenta la resistencia al frío ya la resistencia a las enfermedades.

Imagen de seguimiento